[ad_1]

La división Lincoln de Ford vendió 42.893, mientras Mercedes Benz vendió 141,356 SUV y crossovers durante la primera mitad de este año, algo que deja a Lincoln en un limbo.

Esta brecha ha persistido, más o menos igual, durante décadas. Lincoln nunca cerrará la brecha. Pero esta tendencia plantea la pregunta de por qué Ford apoya una línea de lujo que no vende.

El núcleo del problema de Lincoln es que la marca tiene poco respeto entre los compradores de lujo. Mercedes, por otro lado, aparece en más de una de las 100 marcas principales en listas de marcas globales basadas en el valor de la marca.

La mayoría de estos valores de marca se basan en las ventas. A nivel internacional, Lincoln no es rival para Mercedes, ni con BMW, Audi y Lexus en absoluto.

Lincoln lo fue y es quizás hoy un rival de Cadillac, pero la marca de General Motors esta muy movediza en muchos segmentos y ya tiene en su lista varios modelos eléctricos por salir al mercado. Lincoln no.

Ford dejo a Lincoln a la deriva, lo cual es comprensible en base a sus ventas y los miles de millones de dólares en inversiones que ha realizado y realizará en el mercado de vehículos eléctricos.

Eso hace que la creación de marca para Lincoln sea inaccesible.

La línea de productos de Lincoln es notablemente pequeña, lo que hace que su desafío de ventas sea extremadamente difícil. Lincoln no tiene muchos modelos para ofrecer.

Su linea se basa completamente en SUV y crossover. Y, entre estos, solo tiene cuatro modelos, que apenas se venden.

El futuro de Lincoln deberá ser distinto, quizás eléctrico con modelos lujosos que llamen la atención, porque si no, su futuro se vería como la etiqueta negra.

[ad_2]

Source link